martes, 9 de diciembre de 2014

Nuevas estrategias para pequeñas y medianas empresas

Por Luis Alberto Climenti


Muchas pequeñas y medianas empresas no invierten en comunicación por creer que es un objeto de lujo. Las empresas se centran, con criterio, en su producción. Atienden sus números e invierten racionalmente en bienes y servicios que reditúen dinero de manera inmediata y tangible. Priorizan la producción por sobre conocer y generar un vinculo con sus clientes. En ocasiones, solo se investiga y se trabaja en la superficie del mercado.
Este esquema es entendible desde una lógica comercial, en mi opinión, netamente pasiva. Muchas veces hemos escuchado el siguiente razonamiento:
"Si invierto una cantidad de dinero quiero recuperar esa inversión y obtener una ganancia acorde. Antes de “gastar” en comunicación prefiero mejorar mi producción, comprar una nueva máquina o contratar un jefe de producción que me ayude a producir más y mejor".
Este modelo de negocio, en primera instancia, esta bien pero no es suficiente.
Alguna vez se detuvo a pensar ¿por que las grandes empresas del mundo invierten tanto dinero en publicidad, en acciones de marketing, en acciones 360°, en relaciones públicas o en prensa?
En definitiva ¿por que invierten en comunicación? La respuesta es sencilla, las grandes empresas salen a buscar a sus clientes. Toman una posición activa y buscan ganar el mercado. Trabajan de manera proactiva. Mientras mas personas conozcan nuestro producto, mas ventas potenciales tendremos. Mientras mas conozca a mi cliente, mejor voy a poder cubrir sus necesidades.
Las acciones de marketing, la investigación de mercado, la publicidad, las relaciones públicas, los trabajos de prensa y comunicación entran en un esquema de negocio más complejo y, créanme, también rinde sus frutos. Son herramientas que complementan nuestro negocio. Es la mejor manera de ser proactivos y pensar estratégicamente en un mercado cada vez más competitivo.
Tu marca tendrá valor por lo que proyecte en la mente de tus clientes. El posicionamiento se construye, principalmente, en la mente de las personas. Las marcas son lo que la gente quiere que sean. Por eso, es necesario entender como piensan, como sienten y como vibran tus clientes. Cuales son sus preferencias y sus necesidades.

Hay atributos y valores simbólicos socialmente aceptados que proyectamos en nuestros públicos.
La voz de tus clientes es sumamente importante y tu empresa debe actuar en consecuencia. Brindar soluciones acordes a sus necesidades. Transformar tu marca en el referente inmediato del mercado. Trabajar de manera efectiva y orientado a objetivos. Lograr ampliar horizontes, generar nuevos vínculos y fidelizarlos.
La comunicación es la esencia del ser humano, trabajarla profesionalmente es potenciar lo que naturalmente nos fue dado.
El presupuesto es importante, claro que si. Pero no es necesario invertir mucho dinero. Hay que ser creativo con nuestras acciones e innovar. Si pensamos estratégicamente posiblemente nuestras ventas se incrementen.
Nuestras acciones comunican. Es necesario tener coherencia entre el decir y el hacer. No hay recetas mágicas o preestablecidas. Se trata de trabajo profesional y estratégico orientado a nuestro segmento del mercado.
Las redes sociales son una gran oportunidad de crecimiento para las pequeñas y medianas empresas que sepan capitalizarlas. Hay que hacer un manejo profesional de esta herramienta. Hoy son nuestra ventana al mundo.
Nuestro foco es el Cliente. Debemos conocerlo, hacerlo sentir importante y brindar servicio. Contestar sus reclamos de manera eficiente. Desarrollar acciones de posventa. Aceptar las críticas y construir soluciones. Conocerlo al extremo. Construir nuestra imagen positiva de marca. Comunicar nuestros logros. Ser líderes dentro de nuestro segmento del mercado trabajando de manera sustentable. Todas estas acciones beneficiaran nuestra imagen y reputación.
Orientar nuestro negocio a la excelencia es solo trabajo, planificación, orden, objetivos y más trabajo. El mayor desafío de las pequeñas y medianas empresas es construir vínculos sólidos y duraderos. Trabajar la construcción de marca y su posicionamiento progresivo. La comunicación y las relaciones públicas pueden colaborar en alcanzar el éxito organizacional.
La comunicación profesional no es un objeto de lujo, es puro conocimiento.

jueves, 27 de noviembre de 2014

La era de la Comunicación

Por Luis Alberto Climenti

El mundo en nuestros dedos - Foto: fad.es
Las comunicaciones avanzan. Lo social se vuelve virtual. Lo físico se vuelve Individual. Las nuevas tecnologías y las comunicaciones quizá son el avance más grande del hombre en los últimos doscientos años. 

Hoy tenemos la posibilidad de acceso libre a la información gracias a la web. Quien accede a la información marca la diferencia. Sin dudas, el manejo de la información representa un gran poder. 

Esta posibilidad se da gracias a la comunicación virtual o digital. En los tiempos que corren, existe una velocidad y una instantaneidad que no deja de sorprenderme. Vivimos este nuevo momento con la naturalidad de lo cotidiano.

En la actualidad las nuevas tecnologías nos brindan la posibilidad de almacenar gran cantidad de datos. La posibilidad de compartir o conectarnos con personas en cualquier lugar del mundo. Solo basta con tener un dispositivo móvil con una conexión de datos o wifi. La velocidad de transmisión de datos es asombrosa y va en ascenso. Tenemos la sensación de tener el mundo está al alcance de nuestras manos o a un clic. Vivimos en un tiempo de experiencias compartidas de manera virtual. 

La comunicación virtual está generando nuevas formas de relacionamiento entre las personas. Las nuevas tecnologías y las redes sociales están moldeando un nuevo mundo. Todo (o casi todo) lo podemos hacer desde un dispositivo móvil. Buscar trabajo, tomar fotografías, compartirlas, escuchar música online, conversar con amigos o familiares con aplicaciones de celulares sin importar dónde estemos. Podemos leer diarios, novelas, pedir comida, comprar lo que se nos ocurra vía nuestro teléfono o la web. Eso si, la conexión de datos (o wifi) nos tiene que ayudar para conectarnos al mundo. La infraestructura es necesaria.

Infinidad de cuestiones cotidianas se virtualizan. Se digitalizan. Se comparten. Las fotos y los video se viralizan rápidamente. El mundo está cambiando y no descubro nada por mencionarlo. Somos consumidores y productores de contenido. Somos productores de sentido. La comunicación virtual es mediada por una pantalla. 

Hoy Twitter es el lugar donde los medios de comunicación tradicional recurren con el fin de tomar información de primera mano o generar un vínculo con su público. Es allí donde se gestan los nuevos “comunicados de prensa”. En menor medida Facebook también es utilizado por personalidades o por empresas para comunicar sus novedades. Entender está nueva lógica es la obligación de todos los comunicadores.

Las nuevas tecnologías llevaron al hombre a un mundo nuevo. Las distancias se acortan. Los costos se reducen. Las comunicaciones avanzan. Las ciudades se vuelven más inteligentes y digitales. En mi opinión quien maneje la comunicación de manera profesional tiene un plus.

Es una gran oportunidad para pensar como usamos las nuevas tecnologías. Es importante pensar como nos relacionamos con nuestros dispositivos electrónicos. Como nos comunicamos con un otro lejano y que nos pasa con quien tenemos al lado. No podemos dejar de pensar como nos relacionamos con nuestro entorno. Vemos a diario dos personas en una mesa de un bar, a menos de un metro de distancia, con su mirada inmersa en la pantalla de sus teléfonos celulares. Conectados a este nuevo mundo pero desconectados entre sí. Es un llamado de atención. La vida sigue siendo social.


Estoy convencido que la comunicación virtual es positiva, pero es saludable buscar el equilibrio entre la comunicación virtual y la comunicación física-real. Una buena foto seguirá siendo una buena foto (y está bien compartirla). Pero no dejemos de disfrutar la inmensidad del paisaje. 


viernes, 31 de octubre de 2014

Tenemos los canales, ahora ¿Que comunicamos?

Por Luis Alberto Climenti

En el articulo anterior analizamos La importancia de la gestión de la comunicación en las organizaciones. Ya tenemos la estructura comunicacional en la organización, pero ahora ¿Qué comunicamos?.

Una estrategia, como motor de comunicacional, puede ser buscar empleados que inspiren al resto. La búsqueda de la excelencia en líderes inspiradores dentro de la organización. Que comuniquen con sus acciones y sean apoyados por los gestores de la comunicación. Trabajar en equipo con estos empleados y que sean ellos el motor motivacional. Trabajar para que todos los empleados se sientan parte de un todo. Los líderes guiarán al resto. 

Los lideres inspiradores son personas orientadas a los objetivos de la empresa e identificadas con la misión, visión y valores. La pasión puesta en la cotidianeidad. El desarrollo de líderes inspiradores nos puede servir como una estrategia para desarrollar y potenciar la excelencia de la Organización en los ámbitos internos y externos. Lideres motores de comunicación.

Los líderes inspiradores fomentarán la predisposición hacia el aprendizaje y el cambio en la organización. Ofrecen respuestas positivas a fin de generar un buen ambiente de trabajo. Una mentalidad positiva orientada a la mejora continua de los procesos. Brindan y fomentan la competencia interna y tolerancia al fracaso. Generan comportamientos y actitudes constructivas ante los conflictos. Trabajan desde la comunicación para que todos los empleados tengan un alto estándar en su trabajo.

Un empleado a gusto, que se sienta parte de la organización, beneficiará el trabajo en general y el clima interno. Esto puede ser posible si los mismos se encuentran informados y escuchados. Si se sienten parte. Si conocen los distintos entramados de la compañía, su filosofía, su misión, sus valores, su estrategia, su organigrama; conocer la empresa los hace sentir parte de ella y consecuentemente posibilita que den todo de sí mismos. Ese es trabajo de la Dirección de la organización a través del gestor de la comunicación.

La comunicación interna se utiliza para transmitir mensajes corporativos, informar sobre lo que ocurre dentro de la empresa, motivar y establecer una línea de comunicación eficaz entre los empleados, la Dirección y los diferentes sectores de la empresa.

El Dr. José Álvarez Marcos de la Universidad de Sevilla menciona que “la comunicación interna también persigue otros fines u objetivos como: la mejora de la imagen de la organización entre los propios empleados, el conocimiento de la realidad empresarial (nadie quiere lo que se desconoce), la cohesión laboral, el fomento de la cultura corporativa, la amortiguación del rumor, el abordaje de situaciones de crisis, incentivar la innovación, la calidad del proceso productivo y, de forma especial, el éxito de los cambios internos. Además, la comunicación interna satisface el derecho a la información y la libertad de expresión de los empleados. Esto también forma parte de la motivación de los empleados.”

La palabra es el  medio que transporta significados. Es un canal transmisor de cultura por excelencia. Entendiendo cultura por el conjunto de significados compartidos por un grupo humano y como cultura organizacional (en particular) al conjunto de significados que comparten y se promueven en las organizaciones.

La relación que las organizaciones construyen con sus empleados es dinámica y compleja. La empresa establece las condiciones y pautas de trabajo en una relación laboral; pero los empleados pueden elegir si quieren ser parte o no. ¿Qué es lo que hace que una persona quiera pertenecer a una empresa? La identificación es el comienzo de la respuesta. El sentido de pertenencia. La función del gestor de la comunicación es reforzar la identidad organizacional y crear ese sentido de pertenencia. La comunicación profesional es un instrumento eficaz que las organizaciones pueden utilizar para incluir y compartir con todos sus miembros la dirección del negocio.

Es aconsejable detectar, desarrollar y reforzar elementos diferenciadores dentro de la empresa. Reforzar con estos elementos la cultura de la compañía. No es aconsejable  utilizar recetas preestablecidas. Hay que pensar un traje a medida. Si logramos obtener un elemento diferenciador genuino será más duradero y fácil de poner práctica.


Aprender De Nuestros Errores

Todos nos equivocamos y las empresas no están exentas a esta regla. Podemos realizar un Manual de Aprendizaje que refleje y analice las fallas, errores u omisiones en el trabajo diario. El manual de aprendizaje nos permitirá evaluar lo sucedido, aprender de los errores y trabajar para no volver a cometerlos. Una bitácora de viaje organizacional. De esta forma nos aseguramos que la experiencia queda en la Organización. Queda en el todo y en las partes al mismo tiempo. 

Podemos desarrollar un sitio de consulta abierto de manera que, si tenemos un problema o un potencial conflicto, podamos evaluar si ese problema alguna vez existió y como se resolvió. Las experiencias muchas veces quedan en las personas, con esta herramienta podemos darle categoría organizacional al conocimiento. Esta acción beneficiará el trabajo diario de todos los empleados. El conocimiento también se comunica.

Las métricas también son Importantes.

Todo lo que se mide, puede mejorar. Se recomienda la realización de auditorias periódicas de comunicación y reputación. Si no medimos tendremos la ausencia de datos sobre la percepción de nuestro trabajo o de la empresa. No conoceremos que tan valorada es la organización interna y externamente. Todas nuestras acciones son medibles. Hay que medir y mejorar.

Lo importante es gestionar la comunicación de manera profesional. Buscar los efectos deseados en nuestro público. El trabajo de un gestor de la comunicación no debe limitarse solo al envío de mera información. El desafío está planteado.

jueves, 30 de octubre de 2014

La importancia de la gestión de la comunicación en las organizaciones

Por Luis Alberto Climenti

Las comunicaciones avanzan y la inmediatez es un atributo de los tiempos que corren. Muchas organizaciones no cuentan con un trabajo profesional en materia de comunicación. No todas las organizaciones gestionan sus comunicaciones.

Muchas empresas manejan canales de "información". No hay un ida y vuelta entre la organización y los empleados.  
 Recordemos que la comunicación es bidireccional. Sería mejor pensar en gestionar la comunicación de manera integral. Elaborar mensajes pensados estratégicamente. Existe una relación de estimulo y respuesta en los mensajes estratégicos.

El punto de partida será realizar un análisis de situación y un posterior diagnostico que nos permita conocer cuál es nuestra situación inicial. Es necesario realizar el diagnóstico basado en las dimensiones cualitativas y cuantitativas, que incluya a nuestros públicos. Primero debemos realizar un mapa de públicos, a fin de determinar los diferentes actores con los que la empresa interactúa. Esto colaborará a trabajar de manera segmentada y ordenada, integrando un objetivo estratégico común.

Investigar las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas de la empresa en cuestión. Identificar estas cuestiones nos ayudarán a determinar las acciones a seguir.

Realizar entrevistas individuales a todo nivel, Focus Group y encuestas de clima organizacional. En todos los niveles y sectores de la compañía.

Investigar todo lo que esté a nuestro alcance sobre la empresa. Notas de prensa, entrevistas a la comunidad, información en internet, ex-empleados, misión, visión, valores corporativos. Conocer a fondo la filosofía de la empresa. Evaluar la comunicación formal y la comunicación informal que maneja la organización. Toda la información recolectada nos permitirá elaborar nuestro diagnostico. Nos brindará un ADN Corporativo. Esto ayudará a gestionar nuestros mensajes.

Las personas prefieren las historias

Es importante contar la historia de la organización. Esto permitirá articular un mito fundador. Una historia con valores y atributos simbólicos. Colaborará en contarle al mundo brevemente lo que la empresa es y lo que quiere ser. Resaltar los valores y atributos, elegidos estratégicamente. Representar una idea en la mente de nuestros públicos a través de la gestión de la comunicación. Es mucho más fácil recordar una historia que recordar información suelta.  

La historia debe estar íntimamente ligada a la misión, la visión y los valores corporativos. Todo lo que la organización comunique tiene que tener una referencia directa a estas cuestiones. Son las que marcan el rumbo de la empresa.

Luego, hay que trabajar para que los empleados se apropien de la historia y sean quienes la cuenten desde su propia experiencia. Hay que trabajar desde la comunicación para crear y fortalecer el vínculo.

Creación de un Manual de Comunicación

Es necesario contar con un manual de comunicación corporativa que brinde los aspectos concretos de la comunicación de la empresa. Un manual que organice y estandarice los elementos básicos de la comunicación apoyado en el manual de identidad visual.

Adaptando el modelo de Justo Villafañe, podemos gestionar profesionalmente la comunicación. El manual formaliza la política de comunicación de la empresa. Afianza un estilo propio que identifica y diferencia a la organización. 

Esquematiza y organiza la comunicación. El manual apunta a estandarizar las comunicaciones de la empresa.

El manual debiera contener, como mínimo, la siguiente estructura:

a) Plan estratégico de Imagen Corporativa
b) Responsables de la comunicación
c) Normas generales de comunicación
d) Mapa de públicos
e) El plan anual de comunicación 

Canales De Comunicación

Además del manual de comunicación, será interesante establecer canales formales de comunicación interna desde donde se puedan emitir los mensajes de la Dirección, las políticas de la compañía, el reconocimiento a los empleados y los contenidos, entre otras cuestiones.

Un canal de comunicación es una herramienta estratégica que afianza los vínculos de la organización con sus empleados y colaboran con la estrategia de la compañía.

Los objetivos de la comunicación nunca serán efectivos si no forman parte de una amplia estrategia comunicativa que englobe también la Comunicación Externa. Tanto la comunicación interna como la externa deben tener coherencia.

Podemos desarrollar, dependiendo de la envergadura de la compañía, redes sociales corporativas. La gestión de estas redes nos ayuda a afianzar los vínculos entre los empleados. La empresa puede utilizar este canal para reforzar la cultura organizacional. Todos los empleados de la empresa pueden ser gestores de la comunicación mediante esta herramienta.

Las herramientas de comunicación deben ser pensadas estratégicamente y a medida de la organización con la que trabajamos.

A continuación, realizaremos un punteo sobre algunas herramientas de comunicación interna existentes. Las podemos utilizar para establecer los canales de comunicación formal de la empresa:

- Intranet
- Mails Informativos
- Revista digital
- Redes Sociales Internas
- Reuniones
- Código de Ética
- Políticas de la empresa
- Revista interna (impresa)
- Jornadas de puertas abiertas
- Congresos, charlas y seminarios
- Tablón de anuncios
- Teléfono de atención personalizada
- Reuniones con la Gerencia y la Dirección
- Desayunos integradores de trabajo
- Buzón de sugerencias

Palabras finales

Las empresas pueden seguir creciendo aún. No importa que tan grande sean. Podemos hablar de grandes corporaciones o de una pequeña empresa. Todas las organizaciones pueden despertar la admiración de sus clientes y empleados. Todas las empresas pueden gestionar su comunicación. Podemos comenzar trabajando de manera ordenada, planificada, eficiente y gestionando profesionalmente las comunicaciones. Trabajar las variables que fuimos comentando y haciendo foco en las buenas prácticas de comunicación, la planificación y la mejora de procesos.

Si potenciamos la relación entre la empresa y sus grupos de interés, sin dudas, llevaremos a la organización a un nivel superior. Todas las empresas están compuestas por personas, estas se relacionan entre si y con la empresa. Es una gran red de vínculos. Podemos colaborar reforzando estos vínculos. Colaborar en generar negocios y relaciones duraderas.


Si te intereso el artículo, te invito a leer Tenemos los canales, ahora ¿Que comunicamos?
 

  
Bibliografía Consultada

Razón y palabra. Revista electrónica especializada en comunicación. N°56, abril-mayo 2007
Seitel Fraser. Teoría y práctica de las Relaciones Públicas, Traducción Yago Moreno, Edit. Pearson, S.F.
Villafañe Justo. Quiero trabajar aquí. Pearson Educación S.A., Madrid, 2006
Justo Villafañe. La gestión profesional de la imagen corporativa. Ediciones Piramide.
James Grunig – Todd Hunt. Dirección de Relaciones Públicas. Gestión 2000
Tamara J. Erickson y Lynda Gratton. Qué significa trabajar aquí. Harvard Business Review
Alejandro Formanchuk. La gente no renuncia a su empresa: renuncia a su jefe. Entrevista a Tim Sieck.


viernes, 14 de febrero de 2014

Instrucciones para subir una escalera

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.
Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).
Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.
 
FIN
 
Julio Cortázar

martes, 11 de febrero de 2014

Adriana Varela, sobre Tango y Rock


Tremendamente inmensa es Adriana Varela. Tremendamente humilde, también. Una persona sencilla que cuando sube a un escenario es un huracán. Su impronta ilumina el mundo entero. Tuve la suerte de conocerla en una nota que me toco hacerle, junto a Damian Urquiza, para la revista “El Cruce”. Revista  que publica la Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Contrario a lo que pensaba, la note muy cercana al Rock. Aunque en algún punto, luego de descubrirlo, era una cercanía visible. Muy influenciada por Luis Alberto Spinetta, por los Beatles, por Charly Garcia. Pensé que iba a encontrarme con una persona con la que íbamos a hablar solo de tango y no fue así. En la nota nos contaba que su ADN musical está compuesto por el tango, pero también por el rock. 

Si tuvieses que definirte como artista ¿cómo te definirías?

Inconsciente. Lo cual no quiere decir irresponsable. Inconsciente. Para mí, si tuviera que definirme como artista. En verdad, yo no me autodefiniría. El tema de autodefinirse me parece un garrón. Pero si yo tuviera que definirme me definiría como una inconsciente. Absolutamente. Como en la vida (risas). Inconsciente para mandarme. Después, bueno, tengo como principio de realidad, tengo hijos, no es que estoy por las cornisas literalmente como dice Cacho. Literalmente no, Simbólicamente si.
 
Hoy se plantea la diferencia entre lo popular y lo masivo ¿como sentís esa relación?
Lo popular es espontáneo, no hay con que darle. Porque sobrevive. Y lo masivo son dos minutos, dos años o dos décadas. Pero históricamente no es nada. Lo vanguardista es clásico, lo vanguardista es esencial y termina siendo clásico. El tema de lo clásico no tiene que ver con la postura de una peluca del siglo XVI. Lo clásico es lo esencial, para mí. Te hablo de Hendrix o Zappa. ¡Luis Alberto Spinetta! ¡Nos rompió la cabeza! Yo era chiquita, un día lo vi por televisión, en blanco y negro, cantando una canción que me acuerdo que era “hoy todo el día en la ciudad” ¡y me partió la cabeza! En ese momento, yo era adolecente y lo vi al flaco y dije - wooow. Y despues, el surrealismo.
Mis hijos tienen a Luis como Dios y yo digo: “que buena onda”. Pero por otro lado pienso, que cagada que no pase otra cosa. Pero después digo ¿Por qué hay que protagonizar siempre el momento histórico? Bajemos el nivel de egos, o de hedonismo, y tomemos de los grandes. Nutrámonos de lo artístico de esos padres. Mis hijos tienen ese padre. Yo lo tuve como par. Y mis padres, que me nutrieron en algún momento, son (Homero) Manzi, (Enrique) Cadícamo. Ya tengo la Info de Luis (Spinetta), de Charly (Garcia), de todo lo que es rock & roll, de Beatles. Después me di vuelta y dije: ¿de dónde vengo? ¿Como es eso?

 
¿Sentís que todo eso te influencio?

Bueno. Yo empecé a abrir mi corazón y mi cuerpo con los Beatles o los Rolling Stone. Me paso una cosa hormonal que no lo puedo explicar. Lo hormonal no se puede explicar. Era muy chiquita. Me acuerdo que la primera vez que escuche a los Beatles fue en una reunión en un salón donde mis viejos me llevaron. Yo era chiquita, tenía 11 años, y escuche a los Beatles. Un tema. Ponele, Misery, Anna. Un doble. Y me quede. Me paso algo ese día que no me lo olvide más. ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿Cómo es esto? ¿Soy una mujercita? ¡No! Ahí empezó una revolución que después iba a seguir con otras revoluciones.

Básicamente tus influencias son muchísimas…

Son muchas, claro. No te olvides que nosotros hemos vivido una época riquísima. Muy rica. Y también muy intensa. Y también muy peligrosa. Pero todo eso… el que no lo atravesaba…

Hay quienes dicen que después de los 70´ no se creó nada nuevo. ¿Qué opinas de eso?

¿Por qué hay que protagonizar?  Cuando una persona se pone sobre una mesa a decir cómo puedo ser diferente, ya yo dudo de que pueda ser un artista. Tiene que vibrarlo. Y si es diferente mejor. Y si no es diferente... qué se yo. Yo no soy una creativa. Yo no soy una mina que se ponga a escribir o que se ponga a pintar. Pero dudo de la gente que se obliga a ser nueva. Y eso de que no pasó nada nuevo, yo te digo que los 80´y los 90´, en el mundo, hubo un vacío que lo globalizado fue, mal globalizado, un parate cultural. Y por otro lado, los que veníamos con Info fue descubrir músicas de otras aldeas. Pero siempre world music, no lo masivo. Aprovechamos para escuchar flamenco, sevillanas, fados. Y otros se subieron a las radios a escuchar a Madonna.


¿Sentís que hay una revalorización del Tango en el exterior?

Sí! Pero hace rato. Hay estudios filosóficos interesantísimos sobre el tango. Hay filósofos jóvenes que están hablando todo el tiempo del tango. Es la propuesta de ver al otro. El encuentro. Todo lo que es simbólicamente la otra edad, le decía yo. De los cuerpos. Los jóvenes en España (es un papelón) te van a decir: Adriana, ¿bailas un tango? Y yo les digo que no. Que no bailo, canto. ¡¿Pero cómo? ¿No sabes bailar un tango?! Y no, no se bailar un tango. Ni Ahí, ni en Holanda. No sé, yo canto. Pero todos están en el tema. El que no escucha tango baila tango. Obviamente los pibes que eligen el tango en todo el mundo tienen una cabeza muy particular. En general, o son muy populares, o son muy leídos. O son muy buscadores. Son muy copados. Son sectores más bien progres. Curiosos, fundamentalmente curiosos... Y apasionados.

Pensas que el tango se puede “vestir de barrio”, andar por Pompeya y, en ocasiones, vestir de etiqueta para quedarle muy bien a Recoleta.

Y si! Ese es el tema. Ahí va. Cadicamo siempre lo dice. Por que en esa movida de Paris en esos años estuvieron todos, Hemingway,  En midnight, la película de woody Allen, donde justamente en el 20 un escritor atraviesa el tiempo medio mágicamente se encuentra con Sartre, con Hemingway, con Picasso, con un monton de escritores, y bueno aca estuvo Cadicamo y me lo contaba a mí. Yo estuve con este, este y este y yo decía wooow. ¿Qué fuerte no? Es como otro Siglo, con esas mujeres blancas, esas boquillas largas (me sale esa cosa de mina, romántica). Y el chabón que iba al frente que se tomaba todo y escribía. Esos eran lugares de mucha mistura. Estaba el aristócrata, estaba Dali y estaba el chabón que terminaba mal. El tango era esa época. El principio de los 20 te diría. Entonces esta empapado de todo eso. De toda esa cultura que nosotros no hemos mamado. No hemos atravesado vivencialmente la tenemos ancestralmente. Entonces, es universal.

 
*fragmento y adaptación de la nota realizada a Adriana Varela para la revista El Cruce - Agosto 2013.