martes, 9 de diciembre de 2014

Nuevas estrategias para pequeñas y medianas empresas

Por Luis Alberto Climenti


Muchas pequeñas y medianas empresas no invierten en comunicación por creer que es un objeto de lujo. Las empresas se centran, con criterio, en su producción. Atienden sus números e invierten racionalmente en bienes y servicios que reditúen dinero de manera inmediata y tangible. Priorizan la producción por sobre conocer y generar un vinculo con sus clientes. En ocasiones, solo se investiga y se trabaja en la superficie del mercado.
Este esquema es entendible desde una lógica comercial, en mi opinión, netamente pasiva. Muchas veces hemos escuchado el siguiente razonamiento:
"Si invierto una cantidad de dinero quiero recuperar esa inversión y obtener una ganancia acorde. Antes de “gastar” en comunicación prefiero mejorar mi producción, comprar una nueva máquina o contratar un jefe de producción que me ayude a producir más y mejor".
Este modelo de negocio, en primera instancia, esta bien pero no es suficiente.
Alguna vez se detuvo a pensar ¿por que las grandes empresas del mundo invierten tanto dinero en publicidad, en acciones de marketing, en acciones 360°, en relaciones públicas o en prensa?
En definitiva ¿por que invierten en comunicación? La respuesta es sencilla, las grandes empresas salen a buscar a sus clientes. Toman una posición activa y buscan ganar el mercado. Trabajan de manera proactiva. Mientras mas personas conozcan nuestro producto, mas ventas potenciales tendremos. Mientras mas conozca a mi cliente, mejor voy a poder cubrir sus necesidades.
Las acciones de marketing, la investigación de mercado, la publicidad, las relaciones públicas, los trabajos de prensa y comunicación entran en un esquema de negocio más complejo y, créanme, también rinde sus frutos. Son herramientas que complementan nuestro negocio. Es la mejor manera de ser proactivos y pensar estratégicamente en un mercado cada vez más competitivo.
Tu marca tendrá valor por lo que proyecte en la mente de tus clientes. El posicionamiento se construye, principalmente, en la mente de las personas. Las marcas son lo que la gente quiere que sean. Por eso, es necesario entender como piensan, como sienten y como vibran tus clientes. Cuales son sus preferencias y sus necesidades.

Hay atributos y valores simbólicos socialmente aceptados que proyectamos en nuestros públicos.
La voz de tus clientes es sumamente importante y tu empresa debe actuar en consecuencia. Brindar soluciones acordes a sus necesidades. Transformar tu marca en el referente inmediato del mercado. Trabajar de manera efectiva y orientado a objetivos. Lograr ampliar horizontes, generar nuevos vínculos y fidelizarlos.
La comunicación es la esencia del ser humano, trabajarla profesionalmente es potenciar lo que naturalmente nos fue dado.
El presupuesto es importante, claro que si. Pero no es necesario invertir mucho dinero. Hay que ser creativo con nuestras acciones e innovar. Si pensamos estratégicamente posiblemente nuestras ventas se incrementen.
Nuestras acciones comunican. Es necesario tener coherencia entre el decir y el hacer. No hay recetas mágicas o preestablecidas. Se trata de trabajo profesional y estratégico orientado a nuestro segmento del mercado.
Las redes sociales son una gran oportunidad de crecimiento para las pequeñas y medianas empresas que sepan capitalizarlas. Hay que hacer un manejo profesional de esta herramienta. Hoy son nuestra ventana al mundo.
Nuestro foco es el Cliente. Debemos conocerlo, hacerlo sentir importante y brindar servicio. Contestar sus reclamos de manera eficiente. Desarrollar acciones de posventa. Aceptar las críticas y construir soluciones. Conocerlo al extremo. Construir nuestra imagen positiva de marca. Comunicar nuestros logros. Ser líderes dentro de nuestro segmento del mercado trabajando de manera sustentable. Todas estas acciones beneficiaran nuestra imagen y reputación.
Orientar nuestro negocio a la excelencia es solo trabajo, planificación, orden, objetivos y más trabajo. El mayor desafío de las pequeñas y medianas empresas es construir vínculos sólidos y duraderos. Trabajar la construcción de marca y su posicionamiento progresivo. La comunicación y las relaciones públicas pueden colaborar en alcanzar el éxito organizacional.
La comunicación profesional no es un objeto de lujo, es puro conocimiento.