martes, 19 de mayo de 2015

Líderes inspiradores, el mejor negocio.

Es posible trabajar los vínculos de una organización a través de la comunicación, generando valor con la palabra. La palabra como motor de comunicación interna y gestora de cambio organizacional. La palabra en manos de empleados que inspiren al resto.  
 
La búsqueda de la excelencia en líderes inspiradores dentro de la organización. Referentes que comuniquen con sus acciones. Trabajar en equipo con estos empleados y que sean ellos el motor motivacional. Trabajar para que los empleados se sientan parte de un todo. Los líderes son los que guiarán al resto. La pasión puesta en la cotidianeidad. 
 Los líderes inspiradores son personas orientadas a los objetivos de la empresa e identificadas con la misión, visión y valores. Personas con un alto grado de aceptación en la compañía. Estas personas no necesariamente tienen que estar en la línea gerencial de la empresa, puede ser cualquier empleado.
 
El desarrollo de líderes inspiradores nos puede servir como una estrategia para desarrollar y potenciar la excelencia en la Organización. Tanto en los ámbitos internos y como externos. Verdaderos embajadores de marca y motores de comunicación. 
 Los líderes inspiradores fomentarán la predisposición hacia el aprendizaje y el cambio en la organización. Ofrecen respuestas positivas generando un buen ambiente de trabajo. Una mentalidad ganadora orientada a la mejora continua de los procesos. Brindan y fomentan la competencia interna y tolerancia al fracaso. Generan comportamientos y actitudes constructivas ante los conflictos. Son referentes que predican con el ejemplo. Lideres que inspiran al resto de los empleados. 
 
Un empleado a gusto, que se sienta parte de la organización, beneficiará el trabajo en general y el clima interno. Esto puede ser posible si los mismos se encuentran informados y escuchados. Si se sienten parte. Si conocen los distintos entramados de la compañía, su filosofía, su misión, sus valores, su estrategia, su organigrama; conocer la empresa los hace sentir parte de ella y consecuentemente posibilita que den todo de sí mismos. Ese es trabajo de la Dirección de la organización a través del gestor de la comunicación. 
 
La palabra es el  medio que transporta significados.Es un canal transmisor de cultura por excelencia. Entendiendo cultura por el conjunto de significados compartidos por un grupo humano y como cultura organizacional (en particular) al conjunto de significados que comparten y se promueven en las organizaciones. 
 
Los lideres son quienes comunican el valor de la organización a través de la palabra. Si logramos potenciar el clima interno, seguramente nuestros públicos externos notaran ese valor diferencial.

domingo, 10 de mayo de 2015

De la información a la Comunicación


Las empresas, las organizaciones o cualquier individuo que quiera realizar un trabajo profesional de su marca, en los tiempos que corren,  tendrán que prestar especial atención al relacionamiento con sus públicos. La mejor herramienta para trabajar nuestros públicos es la comunicación estratégica. Muchas organizaciones no cuentan con un trabajo profesional en esta materia. Mas bien realizan un trabajo basado en la intuición. No todas las organizaciones gestionan sus comunicaciones.

Muchas empresas manejan canales de "información". No hay un ida y vuelta entre la organización y sus públicos.  

La comunicación debe ser multidireccional. Es mas sano para la vida organizacional pensar y gestionar la comunicación de manera integral. Elaborar mensajes estratégicos. Existe una relación de estimulo y respuesta en los mensajes estratégicos. No esta demás planificar nuestro trabajo.

Primero debemos realizar un mapa de públicos, a fin de determinar los diferentes actores con los que nuestra empresa interactúa. Esto colaborará a trabajar de manera segmentada y ordenada, integrando un objetivo estratégico común. El próximo paso será realizar un análisis de situación y un posterior diagnostico. Esto nos permita conocer cuál es nuestra situación inicial de nuestra organización. Es necesario realizar el diagnóstico basado en las dimensiones cualitativas y cuantitativas, que incluya a nuestros públicos. El mensaje debe ser adaptado al público que nos dirigimos.

Investigar las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas de la empresa en cuestión. Identificar estas cuestiones nos ayudarán a determinar las acciones a seguir.

Realizar entrevistas individuales a todo nivel, Focus Group y encuestas de clima organizacional. En todos los niveles y sectores de la compañía.

Investigar todo lo que esté a nuestro alcance sobre la empresa. Notas de prensa, entrevistas a la comunidad, información en internet, ex-empleados, misión, visión, valores corporativos. Conocer a fondo la filosofía de la empresa. Evaluar la comunicación formal y la comunicación informal que maneja la organización. Toda la información recolectada nos permitirá elaborar nuestro diagnóstico. Nos brindará un ADN Corporativo. Esto ayudará a gestionar correctamente nuestros mensajes.